24 de marzo – Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia

El 24 de marzo de 1976 se produjo el golpe de estado cívico-religioso-militar que impuso un régimen del terror en toda la Argentina. En la provincia de Misiones fue depuesto el gobernador democrático y constitucional Miguel Ángel Alterach y en su reemplazo el primer interventor de la dictadura fue el coronel Juan Antonio Beltrametti, quien el 23 de abril de 1976 fue reemplazado por el capitán de navío (R) René Buteler. Le cabría a Buteler la mayor responsabilidad a la hora de la represión ilegal en el ámbito de la provincia de Misiones.
En el marco del esquema represivo, Misiones quedó integrando la zona militar 2, que abarcaba las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa y cuyo responsable directo era el Comandante del Cuerpo de Ejército II, con asiento en Rosario. A su vez, la zona se subdividía en la subzona 23 (provincias de Misiones, Chaco, Formosa y departamentos de Capital, San Cosme, San Luis del Palmar, Empedrado, Saladas, Bella Vista, Lavalle, Goya y Esquina, en la provincia de Corrientes), a cargo del comandante de la Brigada de Infantería VII de Corrientes. Finalmente, la provincia de Misiones se unificó como área 232 bajo el comando del jefe del regimiento de infantería de Monte 30 de Apóstoles.
La represión en Misiones se concentró en el movimiento agrario y en sus aliados políticos, en especial la JP y la UES. El 50 por ciento de la primera comisión directiva del MAM fue víctima de la dictadura y el candidato a vicegobernador del Partido Auténtico y el primer candidato a diputado, Juan Figueredo, fueron asesinados durante la dictadura.
En Misiones se registraron 60 casos de desaparecidos, además de cuatro misioneros asesinados en la masacre de Margarita Belén. La mayoría de los secuestros se produjo entre marzo y octubre de 1976, con un total de 600 presos políticos, algunos de los cuales permanecieron en esa condición hasta el retorno de la democracia. El mes de octubre fue particularmente intensivo en el secuestro de personas.
El principal centro clandestino de detención que funcionó en la provincia fue la Jefatura de Policía, ubicada en pleno centro de Posadas. Allí se realizaba la primera detención de las víctimas y se les aplicaba los primeros tormentos. Luego, eran trasladados a centros de tortura, como la “casita de Mártires”, cerca de la desembocadura del arroyo Mártires en el Paraná o a la “casita del Rowing”. En estos lugares, los detenidos eran sometidos a extensas sesiones de tortura.
Otro centro clandestino de importancia fue el regimiento de infantería 30 de Apóstoles, desde donde se organizó el operativo Toba en octubre de 1976 tendiente a capturar a los miembros del MAM y las Ligas Agrarias que aún no habían sido capturados. En este operativo, las tropas del ejército copaban una charca y la utilizaban como campamento temporal para desarrollar el resto de las capturas.
Muchos de los detenidos, luego de ser blanqueados, fueron alojados en la cárcel de Candelaria o en la Unidad Federal N° 7 de Resistencia.
Información extraída de los juicios de lesa humanidad realizados en Misiones. MTH Misiones Tiene Historia